martes, 1 de enero de 2019

Breve Curriculum Astronómico

Los hermanos Lahuerta ( Luis y Salvador ), practican la astronomía amateur desde hace más de 30 años.

Formados inicialmente como autodidactas y más tarde en el seno de la Asociación Valenciana de Astronomía durante muchos años, se desvincularon de la mencionada entidad a finales del año 2000, fundando meses más tarde el G.E.O.D.A. (Grupo de Estudio, Observación y Divulgación de la Astronomía) junto con otros compañeros de afición.

El grupo, formado con fines divulgativos y observacionales, mantuvo una frenética actividad en el mundo de la astronomía amateur durante más de seis años, impartiendo charlas, cursillos, conferencias y publicando entre otros, múltiples artículos en la conocida revista “Astronomía” (2002-2007) y manteniendo a la par, actividades prácticas como fueron las observaciones públicas, exposiciones, etc.


En cuanto al apartado divulgativo, sus componentes han seguido realizando observaciones públicas, impartiendo charlas y conferencias y como no, publicando la mayor parte de sus trabajos en revistas de divulgación astronómica de tirada nacional e internacional como lo es la conocida publicación española " AstronomíA ", así como en relevantes boletines internacionales como son por citar algunos ejemplos, el Journal of Double Stars Observations; El Observador de Estrellas Dobles; Las Minor Planet Center Electronical Circulars (MPC´s), etc, habiendo sido incorporados muchos de los datos de sus observaciones en Catálogos Estelares de renombre mundial, como es el caso del conocido Washignton Double Star entre otros.
Cabe igualmente destacar la publicación de un relevante artículo sobre estrellas dobles en una afamada revista de tirada internacional, trabajo en el que el Observatorio Manises J98 ha colaborado, junto con otros conocidos doblistas desde sus respectivos observatorios, en el descubrimiento y medición de 149 estrellas binarias no observadas hasta el momento, investigación que ha durado más de dos años y de cuya noticia hicieron eco, algunos medios de comunicación. http://www.abc.es/AGENCIAS/NOTICIA.ASP?NOTICIA=68715)


El  G.E.O.D.A , persiste en su actividad conjunta hasta finales de 2006, momento en el cual los hermanos Lahuerta deciden seguir su andadura astronómica trabajando en solitario con actividades observacionales y divulgativas de similares características si bien, a un nivel de una mayor exigencia técnica.
Así pues y desde su inauguración oficial en la primavera del año 2002 hasta la actualidad, el Observatorio Manises J98 , ha mantenido su labor observacional centrando su actividad principalmente en aquellas actividades que permiten explotar al máximo las capacidades del Observatorio , el cual ya obtuvo el código MPC J98 en junio de ese mismo año.


En la actualidad, la astrometria y fotometría de asteroides y cometas, la medida de estrellas dobles mediante técnicas astrométricas, la cronometración de ocultaciones de estrellas por la Luna y asteroides, junto con los trabajos "clásicos" de selenografía y planetaria constituyen sus áreas de principal interés.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Es tiempo de Navidad

Por quinto año consecutivo, acudimos puntuales a la cita con una nueva imagen/postal, realizada ad hoc para estas entrañables fechas.

En esta ocasión, la fotografía definitiva se ha conseguido realizando tres tomas y sin la utilización de programa alguno de edición de imágenes; tan solo se ha necesitado el empleo cuidadoso de una cámara réflex digital mediante una doble-doble exposición.

En primer lugar, fue necesaria una planificación certera de cada fotografía individual y del conjunto resultante. Necesitábamos una maqueta que generase la silueta, una Luna llena que le diese verosimilitud a la escena al integrarla en el paisaje y un skylight acorde con las fechas en las que nos encontramos.

Por una parte, fotografiamos la Luna llena del 24 de septiembre de 2018 ( 300 mm, F11, 1/8 s, ISO 100) la cual, mediante la cámara, se superpuso horas más tarde con una exposición de la Sierra Perenxisa (300 mm, F11, 4 s, ISO 100). Finalmente, una tercera toma de la maqueta adecuadamente iluminada (50 mm, F11, 1/30 s, ISO 100), mediante la segunda y última doble exposición, dio como resultado el que mostramos a continuación:




¡¡  Feliz Navidad 2018  !!


viernes, 27 de julio de 2018


Eclipse lunar 2018 

Tras las dos superlunas acaecidas a principios de año, desde el Observatorio Manises J98 estábamos impacientes a la espera del único eclipse total lunar que en este 2018 podremos contemplar desde nuestras latitudes, y a sido este viernes 27 de julio, cuando Selene nos ha querido mostrar su hermosa faz, aunque eso si, con el “rubor” de una inocente doncella.

Lo cierto es que nuestro hermoso satélite, nos ha premiado en el día de hoy con un bello espectáculo,  el cual contaba con la particularidad de ser el eclipse lunar total  más largo del siglo (algo más de hora y media desde el inicio hasta la fase de totalidad), ya que la Luna ha transitado en esta ocasión muy centrada a través de la umbra terrestre, algo poco habitual y que no ocurría desde el 16 de julio del año 2000. 

Esta particularidad, sumada al apogeo lunar en este mes de julio y a la baja posición del astro sobre el horizonte, le ha conferido a la efeméride una peculiaridad especial, mostrándonos un intenso grado de oscuridad y una coloración más rojiza de lo que nos tiene acostumbrados,  y todo ello contando con que el tamaño del disco lunar era algo más pequeño que en otras ocasiones, por encontrarse éste en el punto orbital más alejado de nuestra Tierra en el día de hoy.

Y por ponerle algún pero al evento, ( y aún contando con que el eclipse “lo echaban” en viernes, a partir de las 21h. pm  …) señalar que la Luna salía ya eclipsada, y su observación desde una zona relativamente próxima a la costa como la nuestra y con las altas temperaturas registradas estos últimos días, la calima, podría dificultar en parte la visión de una Luna totalmente nítida desde el primer instante del orto lunar.

Tal y como suponíamos, así resultó, pero a medida que el astro fue ganando grados en altura y conforme se acercaba el eclipse a su fase de máximo, pudimos ver una Luna llena sencillamente espectacular y mágica debido a su extraña y fantasmagórica apariencia. El efecto 3D fue muy notorio tanto a través del telescopio como de unos simples prismáticos. Todo ello sumado a su fuerte coloración rojiza, daba fe de la denominación “Luna de sangre” que tanto se ha difundido en los medios esta última semana.

Y como recuerdo del evento sirva esta imagen, la cual y aunque dista bastante de ser perfecta, será suficiente para que al menos nosotros podamos inmortalizar en nuestra mente, el hermoso instante del disco lunar eclipsado y el imborrable recuerdo de que estuvimos ahí para contemplarlo.

Hasta la próxima.

Nikon  D7200- 300 mm; F10-2.5” – ISO 640

jueves, 15 de febrero de 2018

Las dos superlunas de 2018


A los astrónomos amateur nos gusta ver el cosmos como una inmensa prolongación de la naturaleza, como un todo del que formamos parte. En este sentido, aunque siempre resulta un placer contemplar las maravillas del espacio de manera aislada, a través del ocular telescópico, no lo es menos contemplarlas integradas en el paisaje, cuando se pueden apreciar en perfecta comunión los orbes terrestre y celeste, lo que resulta especialmente atractivo en el caso de objetos como el Sol, la Luna y cómo no, la Vía Láctea, nuestra galaxia.Para deleitarse con la última, necesitamos cielos muy oscuros que no siempre tenemos la fortuna de poder visitar. Sin embargo, el Sol y la Luna solo requieren de nuestra atención y la ausencia de nubes para ofrecernos su espectáculo.

Al contrario que las salidas y puestas del Sol, las salidas de la Luna en su fase llena son un espectáculo fabuloso que mucha gente no ha contemplado nunca de manera activa. Asociados al crepúsculo vespertino, se producen cambios de luz, color y olor que dotan de una especial intensidad al paisaje. Ver el disco lunar emergiendo tras el horizonte es realmente encantador y más si se puede integrar en un bello escenario. No digamos si la Luna se ve algo más grande por su mayor proximidad a la Tierra, como ocurre cuando empleamos el término superluna.

Hoy en día, aplicaciones como Photopills permiten, con dedicación, planear adecuadamente posibles ubicaciones donde situarse para admirar el fenómeno. Conseguir una buena fotografía del paisaje es la guinda del pastel, un bonito registro del instante o, dicho de otro modo, un buen pretexto para salir ahí fuera y maravillarse con los dones que la naturaleza nos regala. 

En este caso, las fotos tomadas son de las dos superlunas de 2018. La primera, del 2 de enero en la playa de Canet de Berenguer, aprovechando el faro del espigón del puerto deportivo y el reflejo lunar sobre el mar para componer la imagen. La segunda, del 31 de enero, integrando al satélite en las luces del Castillo de Cullera, como si el calvario nos invitara a alcanzar el dorado disco. Un auténtico placer para los sentidos y un bello recuerdo más que atesorar.



viernes, 1 de diciembre de 2017

Felicitando la Navidad con redoble de luz


Un año más (y ya van 4) acudimos puntuales en estos momentos en los que ya casi “huele” a Navidad, con una nueva “imagen/postal” realizada ad hoc para estas entrañables fechas, fieles como de costumbre a nuestra particular amalgama de aficiones, en la que se combinan dos de nuestros principales hobbies: la fotografía y la astronomía.

En esta ocasión, la fotografía definitiva se ha conseguido realizado tres tomas y sin la utilización de programa alguno de edición de imágenes; tan solo se ha necesitado el empleo cuidadoso de una cámara réflex digital mediante una doble-doble exposición.

En primer lugar, fue necesaria una planificación certera de cada fotografía individual y del conjunto resultante. Necesitábamos una maqueta que generase la silueta, un ocaso que le diese verosimilitud al integrarla en el paisaje, una Luna capturada en la fase (al 15,5%) y tamaño adecuados y situada en el lugar exacto del encuadre para generar una composición armónica con una estrella generada mediante light painting en otra ubicación precisa del visor.

Por una parte empleamos, junto con nuestra maqueta confeccionada exprofeso, los cálidos colores del ocaso como telón de fondo para obtener la primera imagen (50 mm, F11, 1/30 s, ISO 100), la cual, mediante la cámara se superpuso horas más tarde con una exposición del creciente lunar en dicha fase temprana (300 mm, F8, 1/2 s, ISO 100). Finalmente, un adecuado uso de la técnica del light painting en la tercera de las tomas, nos permitió sumar la imagen estelar complementaria (300 mm, F36, 1/15 s, ISO 400) mediante la segunda y última doble exposición, cuyo resultado ha sido el que mostramos a continuación,:así de fácil…



Junto a la imagen principal y como de costumbre, igualmente no podía faltar el “making of “ de una pequeña parte del proceso.




Feliz Navidad y nuestros mejores deseos para el 2018.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

En el portal de Belén...


Pues siguiendo con lo que ya hemos convertido en tradición por estas fechas, este año tampoco hemos faltado a la cita,  y en este primer ocaso del solsticio invernal, hemos realizado nuestra particular  “postal navideña”  aprovechando como de costumbre, los bellos colores naturales que nos ofrece el cielo del atardecer como telón de fondo,  y a nuestro satélite lunar, a modo de estrella de Belén que complementa la estampa. Las dos tomas unidas han dado el resultado que podéis ver.


La imagen final ha sido creada utilizando un especial "atrezzo" preparado especialmente para la ocasión, y una  Nikon D7200 con una focal de 24mm a f11 y 1/20” de exposición en la toma del fondo, y de 30mm a f22 en la toma lunarFinalmente, la maravilla de la técnica en la propia cámara ha hecho el resto, es decir, hacer de las dos imágenes una sola.

Como también es costumbre, la foto del “making of” tampoco puede faltar . 😌


Feliz Navidad y nuestros mejores deseos para el 2017



Luis Lahuerta y Salvador Lahuerta

Miembros del Observatorio Manises (MPC J98)

jueves, 21 de julio de 2016

Plenilunio de verano


Pues si,  tal y como ya hemos comentado en alguna ocasión, la naturaleza nos brinda muy de vez en cuando, de tan bellos como sencillos  espectáculos que nos hacen seguir mirando el cielo en busca de esas maravillas que para tantos mortales,  pasan desgraciadamente desapercibidas.

Al igual que esta  rapaz nocturna que no sabemos si  curiosa o sorprendida, observaba la salida de una magnífica luna llena en su primera aparición del solsticio de verano el pasado mes de julio,  allí estábamos nosotros, agazapados en pulcro silencio tras unos matorrales y con nuestras cámaras en posición,  esperando el  preciso instante, ese mágico momento en el que el ave, se posara en aquel tronco, casi sin vida, que paciente parecía invitarla a descansar y observar en el crepúsculo, de tan bello espectáculo.



En fin…,  a todos aquellos a los que de verdad os guste la fotografía y conocéis sus secretos, sabréis que esta imagen no es "técnicamente"  tan sencilla como puede parecer. Solo la magia de nuestras flamantes Nikon D7200 y “un making off” muy elaborado , nos permitió obtener esta bonita estampa, sin la ayuda de ningún software adicional de montaje o posterior procesado en ordenador.


Y es que este año 2016, tras 67 años de lunas llenas,  el solsticio de verano ha coincidido con la efeméride del plenilunio, ocasión que no podíamos desaprovechar, y que mejor para celebrarlo que plasmarlo en una bonita toma. Este fenómeno no volverá a repetirse hasta dentro de 46 años. Tal vez para entonces nuestro hoy "flamante cimbel", ya no se encuentre en condiciones  para salidas nocturnas y “posados”  fotográficos.

Feliz verano